Viajes con mi perro

Responsabilidades a la hora de tener un perro

Cuando alguien me habla de su intención de tener perro suelo intentar quitárselo de la cabeza, al contrario de lo que puede suponerse por el contenido de este blog...Creo que la mayoría de la gente no es consciente del esfuerzo enorme en tiempo y dinero que tal decisión supone..Supongo que por esa razón se dan tantos casos de abandono en nuestro país…Me gustaría que se modificase la legislación como ocurre al parecer en otros países, prohibiendo, por ejemplo, la venta de cachorros en las tiendas o la reproducción y cría doméstica..
Transcribo a continuación un párrafo del capítulo 10 del libro de Mosterín ¡Vivan los animales! titulado Del lobo al perro:
Deberíamos ser responsables y pensárnoslo mucho a la hora de comprar o adoptar un perro. Es un acto de gran calado moral, comprar o adoptar un perro es como adoptar un hijo: requiere mucho compromiso personal, afectivo e incluso económico por parte de quien lo realiza. No es como comprar un libro o una flor. El perro es un lobo hecho para andar y sufre el confinamiento en un apartamento. Nunca hay que atarlo y hay que sacarlo a pasear. Al perro hay que cuidarlo, hay que ocuparse de él si uno sale de viaje, y llevarlo al veterinario si está enfermo. Los perros también tienen su personalidad. Quieren jugar, son zalameros, engañan, tienen  todas las características anímicas propias de su especie. Con el perro hay que tratar y jugar, pues es muy sociable y necesita el contacto social. También hay que dejarle que interactúe con otros perros. Con el perro, f inalmente, hay que hablar y comunicarse. Nosotros hablamos con él por la boca y él nos contesta moviendo el rabo, y ambos nos entendemos perfectamente.

0 comentarios

Viajes con mi perro