Viajes con mi perro

Málaga.




Con toda seguridad Málaga ya debía ser hace 7 años una ciudad tan agradable como me resultó a mí en los días que pasé allí a principios de este mes de Octubre del 2015. Pero los motivos que me llevaban a visitarla entonces nada tenían que ver como ahora con el turismo, sino con el deseo de visitar a uno de mis mejores amigos convaleciente de una enfermedad que acabó con su vida, por lo que nunca encontré en ese tiempo el ánimo suficiente para disfrutar de la ciudad.


Bien es cierto, sin embargo, que durante estos últimos años la ciudad ha sufrido muchas mejoras no sólo con la inaguración de nuevos museos sino también con la remodelación y mejora de ciertos espacios. Y así por ejemplo, su puerto, uno de los mas activos del Mediterráneo, ha sido remodelado para dar lugar al Muelle1, un paseo donde se pueden encontrar variedad de restaurantes y tiendas de diseño, creando un espacio agradabilísimo por el que me encantó pasear sobre todo al caer la tarde en que la luz se torna tan bonita para hacer fotos. Al principio del Muelle1 se encuentra el Centro Pompidou.

Y justo al lado se encuentra el Muelle 2, convertido en bulevar y que recibe el nombre del Palmeral de las Sorpresas.

Muelle 1
Capilla del Puerto

En Málaga no necesito buscar un hotel que acepte perros pues estoy invitada en el piso de una amiga que esos días está vacío, así es que al privilegio de disponer de la casa para mi sola, se une el hecho de su ubicación nada menos que en el Paseo de Reading a pocos metros del Pompidou, de la playa de la Malagueta y del Paseo del Parque que cada mañana recorro con Cooper para llegar hasta la Calle del Marqués de Larios una de las más importantes arterias comerciales de la ciudad.



En realidad, lo único que no me gusta de la ubicación del piso es que está enfrente de la Plaza de Toros lo que no constituye la mejor de las vistas para una antitaurina como yo. Al menos hay una escultura a la entrada que me gusta mucho, obra de la escultora Machú Arras, y observo que han puesto un espacio gastronómico en los bajos de la plaza para promocionar la gastronomía malagueña. Por mi podrían dejar la plaza para ese fin durante todo el año...


Llego a Málaga el día en el que se celebra el "Día Mundial del Turismo" por lo que la entrada a todos los museos es gratis, así es que voy con una de mis amigas malagueñas paseando por el Paseo del Parque hasta la calle de San Agustín donde se encuentra el Museo Picasso, pero nos encontramos con una cola tan larga que desistimos de nuestra intención inicial de visitarlo. El museo, inagurado en el 2003, se encuentra en el Palacio de Buenavista un edificio del siglo XVI que tiene una hermosa torre mirador que ha sido ampliada con otros edificios para albergar los fondos del museo.


En realidad, ese día toda la ciudad está atestada de turistas, lo que no impide que disfrute mucho del paseo y de la oportunidad que me brinda mi amiga de quedarse con Cooper esperando fuera mientras yo visito el interior de ciertos sitios donde está prohibida la entrada con perro.


Cooper frente a la Catedral.

Cooper refrescándose en una fuente de los jardines contiguos a la Catedral.
Nos acercamos primero a la Catedral de la Encarnación cuyas obras se iniciaron por orden de los Reyes Católicos sobre la antigua mezquita. Tiene la peculiaridad de poseer tan solo una torre campanario pues las obras se paralizaron por falta de presupuesto en 1782, por lo que recibe el apodo de "la manquita".

El Teatro Romano y La Alcazaba al fondo.
De ahí nos dirigimos a la Calle Alcazabilla donde se encuentra La Alcazaba que con el Castillo de Gibralfaro y el Teatro Romano constituyen el conjunto arqueológico más importante de la ciudad. A Cooper le está vedada la entrada a La Alcazaba así es que se queda esperando con mi amiga a la entrada mientras yo entro sola. Situada en las faldas del Monte Gibralfaro, La Alcazaba era el palacio fortaleza de los gobernantes musulmanes.

Calle Marqués de Larios
Al día siguiente, ya sola con Cooper, vuelvo a recorrer El Paseo del Parque para tomar de nuevo la Calle Larios que termina en la Plaza de la Constitución en cuyo lateral se encuentra el Pasaje de Chinitas al que se accede por un arco y donde desde 1857 a 1937 estuvo el Café de Chinitas inmortalizado en uno de sus poemas por el poeta Federico García Lorca (1898/1936).

La Plaza de la Constitución. Al fondo la antigua Escuela de Bellas Artes de San Telmo, donde fue profesor Jose Ruiz Blasco padre de Picasso.
Desde la Plaza de la Constitución y tomando la Calle Compañía se llega a otro museo de reciente inaguración, el Museo Carmen Thyssen, ubicado en el Palacio Villalón del siglo XVI y que alberga la muestra de pintura andaluza del siglo XIX más completa de España.


Málaga también acoge desde este año la primera filial española del Museo Estatal Ruso de San Petersburgo en el edificio de la antigua fábrica de Tabaco, "La Tabacalera", situado en la Avenida Sor Teresa Prat.

Continuo mi paseo con Cooper de esa mañana hasta la Plaza de la Merced situada al final de la Calle Alcazabilla. En el centro de la plaza se encuentra el obelisco dedicado al General Torrijos y sus compañeros fusilados en 1831 y cuyos restos descansan aquí desde 1842.

Plaza de la Merced
Fue en el número 36 y actual 15 de está plaza donde el 25 de octubre de 1881 nació el pintor Pablo Ruiz Picasso (Málaga 1881/Mougins, Francia 1973 ). Desde 1988 su casa natal es la sede de la Fundación que lleva su nombre.

Cooper y Picasso en la Paza de la Merced.
Cruzo la Plaza de la Merced y entro en la Calle Granada donde se encuentra la Iglesia de Santiago en la que fue bautizado Picasso y que es una de las más antiguas de la ciudad pues se comenzó a construir en el año 1487 en que Málaga fue tomada por los Reyes Católicos.

Y desde ahí comienzo mi camino de regreso al Paseo de Reading para dejar a Cooper en el piso descansando mientras yo voy a visitar con un amiga el Centro Pompidou.



Una de las obras expuestas en el Centro Pompidou.
Y al atardecer de ese día vuelvo a coger el Muelle 1 para dar un paseo hasta el faro conocido popularmente como La Farola hasta llegar unos metros más allá hasta la Playa de la Malagueta.


Las letras de la playa de la Malagueta, obra de Machú Arras.
Yo tenía mucho interés en comprobar si era cierta la información según la cual a primera hora de la mañana y al final del día, está permitida la bajada con perros a la Playa de la Malagueta; al principio del paseo no veo ninguno, pero según fue haciéndose de noche fue llegando algún que otro dueño con su perro así es que acabé por animarme a bajar sobre todo en la zona de las isletas que tienen hierba ya casi a la altura de la Playa de la Caleta, que es como se denomina a la playa que está continuación de la de, Malagueta.


Como observé que no parecía suponer ningún problema volví a repetir la experiencia, para regocijo de Cooper, en los días sucesivos, por la mañana y al atardecer.


De todos modos, me cuentan mis amigos que en los Baños del Carmen, las playas del Pedregalejo y en el Palo se ven perros a todas horas del día; hay además allí multitud de chiringuitos frente al mar donde comer, pero están un poco lejos para ir a pie desde donde yo estoy y en esta ocasión estoy sin coche pues he viajado hasta aquí en el de una amiga que está en Torremolinos y que me recogerá pasados unos días para volver a Madrid.



El último día que paso en Málaga, y por aquello de no irme sin comer pescaíto frito y los famosos espetos de sardinas, me acerco a comer con una amiga a un chiringuito que se llama La Farola y que está apenas a unos metros del Faro. No llevé a Cooper pues lo dejé descansando en casa tras su paseo por la playa, pero me comenta el camarero que los perros son bienvenidos .

El Cementerio Inglés.
Y así entre paseos por la playa y chiringuito, llega mi última mañana en Málaga que aprovecho para visitar El Cementerio Inglés, el primer cementerio protestante en la Península Ibérica que se fundó para solucionar el problema de la inhumación de los británicos de esa religión que fallecían en Málaga. Fue construido en 1831 sobre un terreno cedido al gobernador de Málaga al entonces Cónsul Británico. Desde noviembre de 2012 está inscrito en el registro de Bienes de Interés Cultural.

Aunque me dieron un plano a la entrada, paseo un poco sin rumbo fijo; me detengo primero en unas tumbas recubiertas de conchas que parece son las más antiguas y tras preguntar a un jardinero localizo la del poeta Jorge Guillén (1893 Valladolid/1984 Málaga). La suya, como las de casi todas las tumbas del cementerio, consiste en una simple lápida con su nombre.

El cementerio me dio la sensación de abandono y poco cuidado a pesar de los 5 € que cobran de entrada. Aún así me gustó la visita; la verdad es que no entiendo bien por qué ciertos cementerios, especialmente los pequeños y recoletos, me gustan. Quizás porque me ayudan a pensar, y que mejor sitio para ello que en un cementerio, en la fugacidad de la vida y lo estúpidos de muchos de nuestros afanes y desvelos.

Pienso en ello especialmente delante de la tumba de Gerald Brenan ( Malta 1984/Alhaurín El Grande 1987) el escritor e hispanista inglés autor de libros como "El Laberinto Español",  "La Faz de España", "Al Sur de Granada" y cuya "Memoria Personal"- "todo un modelo de sinceridad e indiscreción" según Hugh Thomas- que leí hace tiempo contribuye a que visite su tumba casi como si fuese la de un viejo conocido.


Entre tanta tumba sencilla destaca el Monumento a Robert Boyd que murió fusilado en 1831 junto con el general liberal Torrijos en la playa de San Andrés de Málaga. El General Torrijos desembarcó en la costa de Málaga en compañía de otros 60 hombres, entre ellos Boyd, con el objetivo de poner fin al absolutismo encarnado por Fernando VII y restaurar la Constitución de 1812, pero cayeron en una trampa y unos días después fueron fusilados.

"A la muerte de Torrijos y sus compañeros"

Helos allí: junto a la mar bravía
cadáveres están, ay!, los que fueron
honra del libre, y con su muerte dieron
almas al cielo, a España nombradía.

Ansía de patria y libertad henchía
sus nobles pechos que jamás temieron
y las costas de Málaga los vieron
cual sol de gloria en desdichado día.

Españoles, llorad; más vuestro llanto
lágrimas de dolor y sangre sean,
sangre que ahogue a siervos y opresores,

Y los viles tiranos, con espanto,
siempre adelante amenazando vean
alzarse sus espectros vengadores.

José de Espronceda (1808 Almendralejo/1842 Madrid)

Delante del monumento me viene a la memoria el cuadro de Antonio Gisbert que se encuentra en el Museo del Prado y que inmortalizó este hecho, pero es más tarde, ya en Madrid, que me encuentro en internet un artículo dedicado a Boyd y que copio aquí pues me parece interesante:
http://elpais.com/diario/2000/08/01/andalucia/965082151_850215.html


De todos modos a mi, por razones obvias, la tumba que más me llamó la atención fue una en la que ponía "Gatos y Libros han sido mis mejores amigos". Quizás, tras sustituir lo de "gatos" por "perros", es lo que debería mandar poner en la mía...

Y tras esta última visita, recojo a Cooper y el equipaje y me reúno con la amiga que me ha invitado a hacer este viaje en su compañía. El sitio que elegimos antes de iniciar nuestro viaje de regreso es la terraza de la antigua bodega El Pimpi, un lugar emblemático en la ciudad y que merece la pena visitar no sólo por lo bonito que es sino además por lo bien que se come. http://www.elpimpi.com/

Hoteles que admiten perros en Málaga:

Hotel Ibis Málaga Centro
Calle Cerrojo, 1.
Teléfono 952 07 07 41

Hotel Ibis budget Málaga Centro.
Calle Calvo, 4.
Teléfono

Hotel Ibis Avenida Velázquez
Teléfono 952 10 51 55

Hotel NH Málaga.
Calle San Jacinto, 2.
Teléfono 952 07 13 23
http://www.nh-hoteles.es/hotel/nh-malaga

Hotel Petit Palace Málaga
Teléfono 952 22 21 32
http://www.petitpalaceplazamalaga.com/

Hotel Humaina
Teléfono 952 64 10 25
http://www.hotelhumaina.es/es/

Hotel Sercotel Bahía Málaga
Teléfono 952 22 43 25

Suit Novotel Málaga Centro
Calle San Jacinto, 7
Teléfono 952 61 42 96



1 comentarios

  1. Sabes dar la información justa para no aburrir, tienes cultura suficiente que guía tu gusto, sacas unas fotos estupendas y, sobre todo, amas de verdad (y no de boquilla ) a tu perro.
    Tal vez no sepas, por otra parte, que los toros de lidia constituyen una raza creada artificialmente en España. Quiere esto decir que, sencillamente, no existirían si no existiesen las corridas de toros. Quiere decir, además, que está en su naturaleza, en su misma esencia, el ser toreados. Son, en pocas palabras, unos profesionales de la furia...
    Las corridas de toros no son como otras diversiones que consisten en maltratar a un animal, por el simple hecho de maltratarlo. No hay nada de eso. El toro muere haciendo aquello para lo que ha sido creado, y sin corridas, desaparecerían TODOS los toros de lidia. Pero es importante distinguir entre lo que es maltrato animal y lo que no lo es. Al toro de lidia no se lo maltrata, pues se le clavan unas banderillas que lo que hacen es enfurecerlo y, como he dicho antes, esa es precisamente su naturaleza o esencia. Lo necesita para ser plenamente lo que es, como la liebre necesita huir de un depredador. Si no fuera así, los animales en cautividad serian los más afortunados..
    Finalmente, el toro muere de una limpia estocada, sin asomo de
    maltrato. Las personas que disfrutan de una corrida no lo hacen en modo alguno por el sufrimiento (inexistente ) del animal, sino porque hay una estética cierta en ese arte , en el conocimiento del torero acerca del toro, así como en la furia esencial del toro de lidia. En fin. ..

    ResponderEliminar

Viajes con mi perro