Viajes con mi perro

Internauta generosa.


Me escribe una internauta asturiana, ovetense para más detalles, aunque residente en Alicante y propietaria de dos perros de raza pastor alemán. Me cuenta que comparte conmigo la opinión acerca de lo difícil que resulta viajar por España con perro y me pregunta si me interesaría que me envíe las direcciones de unos hoteles donde ella ha estado y que responden al estilo de los que yo suelo frecuentar por lo que observa en mi blog.

La respuesta no se hace esperar y no puede ser otra que agradecerle su gesto y pedir que me envíe por supuesto las direcciones puesto que se trata de ampliar lo más posible la red de hoteles en que se aceptan perros.

Copio a continuación la lista que me envía:

En Asturias:
http://www.elhabana.net/
http://www.casonasasturianas.com/laposadadebabel/
http://www.casacamila.com/
http://www.aparthotelcampus.es/apartamentos-oviedo-asturias


En Baqueira Beret (Lérida):
http://www.hotelmauberme.com/

Por lo demás sigo en Madrid disfrutando de la compañía de Cooper. Juntos damos hermosos paseos. Estos días sobre todo por la Quinta de los Molinos. Allí, el otoño se hace más evidente con sus árboles dorados y una increíble luz que intento captar cada día.


No recuerdo bien a que película pertenecía un personaje que todas las mañanas fotografiaba la misma esquina de una ciudad. ¿Smoke con guión de Paul Auster??. Quizás…pienso en él estos días cuando me acerco siempre al mismo árbol del parque e intento captarlo en toda su hermosura. No lo consigo. Pero no me desanimo, prosigo mi paseo y continúo haciendo fotografías...


Y más tarde en casa disfruto también de la compañía de Cooper. Tumbado a mis pies mientras leo o navego por el ordenador su respiración profunda y acompasada llega a mis oídos transmitiéndome paz. Pienso en tiempos pasados cuando me gustaba tanto invitar amigos y juntos alrededor de una mesa disfrutar de una buena comida, y celebrar la vida, nuestra amistad y coincidencias.

Y me digo que el que ahora disfrute tanto de la soledad debe ser un síntoma inequívoco de envejecimiento y me viene a la memoria aquello que escribió el poeta Luis Cernuda en su obra "Donde habite el olvido"...

Como los erizos, ya sabéis, los hombres un día sintieron frío. Y quisieron compartirlo. Entonces inventaron el amor. El resultado fue, ya sabéis, como en los erizos.

...refiriéndose al Dilema del Erizo de Shopenhauer, según el cual los erizos al sentir frío se acercan para entrar en calor pero si la distancia es demasiado corta se hacen daño, viéndose así obligados a cambiar la distancia hasta encontrar la adecuada.

Quizás, concluyo, la distancia íntima que tengo establecida con la gente que forma parte de mi vida sea  la adecuada para acompañarnos mutuamente sin hacernos daño. En cualquier caso, Cooper siempre resulta un compañero perfecto.

Cooper esperando a que termine de hacer la compra, a la puerta del supermercado, tras nuestro paseo por el parque.

4 comentarios

  1. Hola!
    A pesar de que comparto totalmente vuestra opinión añadiría que actualmente es difícil vivir con un perro ya que la sociedad en general nos lo pone difícil.
    Para mí lo más difícil no es encontrar un hotel al que llevarme a mi perra de vacaciones sino poder salir de él con ella, estando de viaje o no, y hacer algo más allá de pasear o dejarla en la puerta de algún sitio sola, con el peligro, en los tiempos que corren, de que alguien se la lleve.
    Me gustaría poderla entrar a un museo, a un centro cultural, a comer conmigo en la terraza de un restaurante (en verano siempre es fácil encontrar una terraza pero invierno es toda una odisea),… a vivir conmigo al fin y al cabo! Con absolutamente todo el respeto hacia los padres, pero mi perra se porta mucho mejor que algunos niños que si pueden, evidentemente, entrar a estos lugares.
    Estoy segura de que muchos de nosotros pagaríamos una entrada a un museo para nuestro perro o un menú para él de la misma manera que lo pagamos para nosotros o nuestros hijos. En los tiempos que corren no entiendo como nadie ha pensado en este “target” de mercado.

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Aunque es cierto lo que dices, lo que he podido observar por mi experiencia es que varía enormemente de una ciudad a otra. Ya he contado en distintas entradas del blog que Gijón, por ejemplo, es una ciudad en la que se puede ir a multitud de sitios con el perro y hasta encontré una peluquería que los admite:http://www.viajesconmiperro.com/2013/01/y-por-fin-un-dia-de-primeros-de.html
    No sé si vives en Madrid, pero he leido que se estaban recogiendo firmas para permitir la entrada en oficinas públicas y en el metro. He colgado en mi página de facebook viajes con mi perro una noticia en la que cuenta que en Barcelona estará permitido a partir del año que viene.

    ResponderEliminar
  3. Hola Clara,
    Vivo en Barcelona y, aparte de poder entrar con mi perra en algunas tiendas (yo siempre entro en aquellas que, salvo de alimentación, en la puerta no indique que no puedan pasar), algunos centros comerciales y en la Renfe, el resto es territorio prohibido, desde las administraciones públicas hasta los diferentes museos y similares.

    En cuanto a fuera de mi provincia, el resto no me lo han puesto tampoco nada fácil. Yo soy de viajes culturales y en 9 de cada 10 edificios de este tipo los perros no pueden entrar: desde iglesias, monasterios, castillos, conventos, museos, salas de exposiciones,... La verdad es que no he tenido la suerte de poder visitar muchas provincias españolas pero las que he visitado no me lo han permitido, incluido Asturias donde no permiten perros en algunos de sus espacios culturales, las diversas cuevas rupestres y en gran parte de sus iglesias, todo y si ser cierto que en otros muchísimos espacios al aire libre y comercios si se permite la entrada.

    Referente al transporte, Renfe cercanías permite animales gratuitamente y los trayectos de media y larga distancia también los permite pero pagando su billete. Realmente espero que se lleve a cabo la medida en el metro de Barcelona y tomen nota las red de ferrocarriles y de autobuses tanto urbanas como interurbanas, entre otros motivos porque se incrementarían los usuarios con toda seguridad.

    Después de lo dicho, agradezco enormemente que haya personas que fomenten todos los espacios posibles para compartir con nuestros perros y simplemente espero que la tipología de establecimientos se amplíe, para nuestro beneficio y, seguro, que el de los propios establecimientos.
    Marta.


    ResponderEliminar
  4. Hola Marta.
    Yo tengo la idea, no sé si equivocada, de que en Cataluña hay más preocupación por los derechos de los animales.
    Por otro lado,cuando me refería a la tolerancia con los perros que he notado en Gijón respecto a otras ciudades me estaba refiriendo a establecimientos comerciales y hosteleros fundamentalmente. Que se permita a los perros viajar en autobús y en tren, así como la entrada a administraciones públicas me parece muy bien,pero lo que no tengo muy claro es si dejaría si de mí dependiese entrar a la gente con sus perros a museos, salas de exposiciones,etc.
    Los que reivindicamos estos derechos para nuestros perros nos olvidamos a veces de la mala educación de sus dueños.No puedes ni imaginarte como me apena cuando voy en invierno con Cooper a la playa de Gijón y me encuentro con más cacas de las que quisiera sin recoger. En esa playa hay gente que se baña durante todo el año y mucho aficionados al surf. Me apena que ya que el Ayuntamiento nos permite la bajada con perro a la playa sin restricción horaria la gente no responda a ese gesto recogiendo los excrementos de sus perros precisamente por respeto a esos otros usuarios.
    No sé como está Barcelona de limpia. La última vez que viajé allí fue precisamente para ir a recoger a Cooper que es catalán, pero Madrid está sucio y lleno de excrementos de perros y considero que la responsabilidad de que las cosas sean así no es sólo de las autoridades sino también de los ciudadanos.
    Así es que para conseguir nuestros objetivos quizás habría que empezar por enseñar a mucha gente educación y sentido cívico del que creo que en este país hay cierta carencia.
    ¿Tienes perro?.

    ResponderEliminar

Viajes con mi perro