Viajes con mi perro

Cercedilla. Valle de la Fuenfría (Comunidad de Madrid)


A pesar de que disfruto enormemente de los paseos que doy con Cooper por Madrid-especialmente los que damos por algún parque alejado del barrio-me encanta salir de vez en cuando de la ciudad. Caminar se ha convertido para mí en una especie de adicción con los consiguientes beneficios para el cuerpo, pero sobre todo para al alma. ("En el curso de una misma caminata el asombro maravillado se presenta a menudo para fijar en la memoria una imagen, un ambiente, un paisaje, un sonido, un rostro. La marcha es una apertura al goce del mundo porque permite el alto en el camino, el reposo interior, y no cesa de ser un cuerpo a cuerpo con el medio, un entregarse sin medida y sin obstáculos a la sensorialidad del lugar": "Elogio del caminar" David Le Breton).

Por eso y dado que este año, por diferentes motivos que no vienen al caso, Cooper y yo sólo hemos salido un par de veces de Madrid capital, estoy encantada con la excursión que vamos hacer hoy  a Cercedilla.

Aunque el camino más corto para llegar en coche a esta localidad desde Madrid es por la A-6 o carretera de la Coruña hasta el desvío a Collado Villalba, los amigos que me acompañan a esta excursión deciden que vayamos por la carretera de Colmenar M-607 tomando el desvío por la M-614 hacia Cerceda y el puente de Navacerrada. Y es que aunque este camino es un poco más largo, tiene la ventaja de que suele tener menos tráfico que la A-6.


Otra ventaja añadida de esta opción es que el tránsito por esa carretera permite disfrutar mejor del espectáculo que ofrece el campo en este mes de mayo, que se muestra exuberante después de tantas lluvias como han caído en los últimos meses.


Situada a unos 60 kilómetros de Madrid, Cercedilla tiene una población que no alcanza los 7000 habitantes pero que se triplica por el verano con la llegada de muchos madrileños que tienen en Cercedilla su segunda residencia. Fue a finales del siglo XIX cuando comenzó el desarrollo de Cercedilla como destino vacacional, habiendo contado con veraneantes tan ilustres como los poetas Gloria Fuertes, Vicente Aleixandre, Luis Rosales, el médico Santiago Ramón y Cajal o el pintor Joaquín Sorolla. Otros habitantes famosos de Cercedilla fueron los esquiadores olímpicos Blanca y Paquito Fernández Ochoa; este último fallecido en 2006 y que cuenta con una estatua erigida en su honor en la plaza del Ayuntamiento.


Cercedilla.
Nada más llegar aparcamos al lado del a Iglesia del Carmen en la travesía del mismo nombre, pues enfrente hay abierta una Oficina de Información y Turismo donde nos dan información sobre el Valle de la Fuenfría y la amplia red de sendas que discurren por el mismo.

Iglesia del Carmen, aunque la única iglesia que tiene interés de Cercedilla es la de San Sebastián que se empezó a construir entre los siglos XII y XIII. 
Situado en la zona central de la Sierra de Guadarrama, el valle de la Fuenfría tiene una longitud aproximada de 6 km y una anchura media de 2,5. En su extremo norte y a una altura de 1793 metros está el puerto de la Fuenfría, en el límite entre las provincias de Madrid y Segovia.


Una de las rutas más populares que atraviesan el valle es la Ruta de la Calzada Romana que es precisamente la que nos disponemos a realizar esta mañana. Todas las rutas están marcadas con círculos de diferentes colores en los árboles, excepto la GR10 (Sendero de Gran Recorrido) que está señalizada con marcas blancas y rojas. La de la Calzada Romana está señalizada con círculos blancos y mide 3,9 Kilómetros.

La ruta comienza en el Aparcamiento de Majavilán, el último al que se puede llegar con el coche antes del comienzo de la ruta, y termina en la cumbre del puerto de la Fuenfría. Casi al principio se encuentra el Puente del Descalzo al lado del cual se encuentra la Fuente de la Salud, la única fuente donde proveerse de agua a lo largo de todo el recorrido. Transcurre después por la Pradera de los Corralillos y el Puente de Enmedio y finalmente y tras una pendiente muy fuerte se llega al puerto de la Fuenfría donde se puede enlazar con otras rutas para realizar el regreso o volver por el mismo camino.

La ruta recorre el tramo mejor conservado de la calzada romana que unía Madrid con Segovia. Fue construida en el siglo I d.C en tiempos del emperador Vespasiano. Cercedilla es el municipio de la Comunidad de Madrid con mayor presencia romana conservándose cuatro puentes romanos.


Provistos de toda la información y varios planos y de nuevo en el coche, circulamos por la Carretera de las Dehesas hasta el kilómetro 2 de la misma donde está El Centro de Visitantes del Valle de la Fuenfría, de cuyas inmediaciones parte la senda.


Aunque a estas alturas y con la información que nos acaban de dar, me doy cuenta que no creo que Cooper y yo podamos hacer la ruta en su totalidad. Y es que, lamentablemente, Cooper muestra síntomas inequívocos de vejez en forma de dolores de artrosis y no creo que una excursión como la de La Calzada Romana sea lo que más le conviene en su estado.

Pero finalmente resulta que no la hacemos ninguno pues al llegar al Centro de Visitantes nos indican que los dos parkings están a esta ahora cerrados- son ya las 12,30- por estar a esa hora ya completos, así es que nos vemos obligados a dejar esa excursión para otra ocasión y decidimos hacer en su lugar otra senda : El Camino del Agua que sale también a escasos metros del Centro.

Senda El Camino del Agua, señalizada con los círculos azules.
La senda es una ruta lineal sin apenas desnivel y de una longitud aproximada de 5 km con salida y llegada en el mismo punto; de dificultad baja está señalizada con círculos azul claro sobre los troncos que señalan el camino.


Subimos unos metros la Carretera de las Dehesas hasta alcanzar el desvío que lleva a la derecha al Albergue Juvenil de las Dehesas y enseguida nos encontramos con el primer puente de madera que cruza con el arroyo de la Venta en donde Cooper se da el primer chapuzón. A esta altura nos encontramos el primero de los carteles que van explicando las características del camino.

Chapuzón en el arroyo de la Venta.
Seguimos el camino sin separarnos del río hasta un segundo puente de madera hasta que El Camino del Agua confluye con la Senda de los Miradores señalizada con círculos en naranja.


La mayoría de la gente con la que hemos coincidido, poca y nada ruidosa cosa que se agradece, sigue por la Senda de los Miradores, así es que nosotros continuamos en solitario por El Camino del Agua a mitad de la cual nos tomamos los bocadillos.




La vegetación está formada fundamentalmente por pinos silvestres, también conocido como pino de Valsaín o pino Albar, que pueden medir hasta 30 m. de altura. Al final de la senda hay también avellanos, una zona de robles y otras especies... Finalmente una cancela marca el inicio de la zona urbana.


Noto a Cooper un poco apagado durante el recorrido, lo que hace que como siempre que lo noto así me ponga delante de una realidad que me resulta dura de aceptar y es que está a punto de cumplir ¡10 años!!, pero cuando al día siguiente nos damos un paseo por la Quinta de los Molinos, se muestra alegre y juguetón lo cual llena mi corazón de alegría. Por lo demás, el parque parece un vergel gracias a la mucha lluvia que ha caído este año en Madrid.


Cooper en la Quinta de los Molinos al día siguiente de nuestra excursión a Cercedilla.
Cuando un poco más tarde regresamos a Cercedilla nos vamos directamente al Bar LaCrepe, un bar en donde ya habíamos estado tomando un café por la mañana y al que nos apeteció volver para probar los crepes que dan su nombre al bar. Un bar con una carta de lo más apetecible y con buenos precios.

El Ayuntamiento de Cercedilla.
Nos tomamos crepes, unos rellenos de chocolate y nueces y otros de frutos del bosque, en la terraza del bar y estamos tan a gusto con la conversación que nos llega sin apenas darnos cuenta el tiempo de regresar a Madrid...Es una pena porque antes de enfrascarnos en la conversación habíamos proyectado acercarnos a conocer la casa del pintor Sorolla, pero ya no tenemos tiempo. El pintor, nacido en Valencia en 1863, pasó sus últimos días en "Villa Sorolla" o "Casa Coliti" que es como se llamaba al hotelito situado en lo que hoy es la Calle Pintor Sorolla y en el que veraneaba junto a su familia. Según parece eligió Cercedilla como lugar para la recuperación de su hija Elena enferma de tuberculosis.

Torre del edificio de las Antiguas Escuelas.
Sin embargo si nos acercamos antes de irnos a la plaza del Ayuntamiento. Enfrente del edificio que lo alberga se encuentra el edificio de las Antiguas Escuelas  que albergó las escuelas femeninas mientras que las masculinas se encontraban enfrente al lado del Ayuntamiento. Construido en 1925 en el exterior de ese edificio hay una placa homenaje a Clara Campoamor, la escritora y política impulsora del sufragio femenino en España, derecho ejercido por primera vez por las mujeres en las elecciones de 1933.

Y por fin regresamos a Madrid encantados de haber estado en una zona que estando tan cerca de la capital, ofrece tantos lugares bonitos para hacer diferentes rutas de senderismo de diferente dificultad.


Admiten perros en Cercedilla:

Hotel La Casona de Navalmedio
http://casonadenavalmedio.com/

Casa Rural La Casa Bonita
32 Calle Madre Paula Montal Chalet 21

Loft Puerto de Navacerrada
Teléfono 620974567

Centro de Educación Valle de La Fuenfría:
Km. 2 Carretera de las Dehesas. 
Teléfono: 91 852 22 13

Restaurante LaCrepe. 
Calle Marquesa de Casa López, 23.
Teléfono 91 852 32 63

0 comentarios

Viajes con mi perro