Viajes con mi perro

Fuendetodos, Belchite (Zaragoza). Alcañiz (Teruel).



Circulo por la carretera A-220 en dirección a Cariñena (provincia de Zaragoza). Desde el coche contemplo a un lado y a otro de la carretera enormes extensiones de viñedos que en poco tiempo darán lugar al famoso Vino de Cariñena con Denominación de Origen Protegida (DOP).
Apenas 24 horas antes de comenzar este viaje, he tenido que rescatar del fondo de mi memoria una frase-creo que era del escritor suizo de origen alemán Herman Hesse- que decía algo así como "Valor consiste en no dejar que el temor influya en nuestros actos". Ahora no me siento valiente, pero si contenta de haber vencido todos los temores que este nuevo viaje en compañía de Cooper ha despertado en mí. Y es que los dos entramos en la categoría de séniors, séniors con múltiples achaques, que en cierto modo y atendiendo a la más elemental de las prudencias, desaconsejan un viaje solos. Pero la visión de estos viñedos y unos kilómetros más adelante de hermosos caminos bordeados de amapolas hacen que me olvide de mis temores y llenan mi corazón de alegría, música y canciones...


En este estado de alegría llego un poco más tarde a Fuendetodos, la localidad zaragozana en la que en 1746 nació el genial pintor Francisco de Goya (Fuendetodos 1746/Burdeos 1828).


Aparco el coche a la entrada del pueblo, muy cerca del Hotel El Capricho de Goya que admite perros, y me dirijo a la Casa Museo de Goya donde nació el artista. La casa ha sido restaurada y amueblada a tono con la época. A la puerta se encuentra la chica que la muestra y que en ese momento está enseñándosela a otros visitantes. A preguntas mías, me explica que unos metros más allá se encuentra el Museo del Grabado inagurado en 1989 que muestra la obra gráfica de Goya y donde se vende un ticket por 3 € que permite la entrada conjunta al museo y a la casa.


Hace mucho calor por lo que Cooper no duda en refugiarse a la sombra de unos soportales que están frente a la casa y la guía, amante de los perros y propietaria de uno, se ofrece solícita a vigilarlo mientras yo me acerco sola a comprar la entrada.

Casa natal de Goya.



Ya en el interior de la casa y gracias a unos panales explicativos me entero que Goya nació en Fuendetodos por una causa puramente circunstancial: la reedificación del hogar familiar en la calle de la Morería Cerrada de Zaragoza. Fue esa circunstancia la que llevó a su madre Gracia Lucientes a viajar a su pueblo para dar a luz, protegida por su familia directa como era usual en la sociedad del Antiguo Régimen en la que era tan elevada la mortalidad infantil y de las parturientas. Unos años más tarde la familia volvería de nuevo a Zaragoza.


La casa fue identificada en 1913 por el pintor Igancio Zuloaga y un grupo de artistas zaragozanos tras varios años de anonimato e indiferencia. El pintor que consideraba a Goya "un dios" compró la casa a Benita Aznar Lucientes, una de las sobrinas del pintor. La casa destruida y saqueada después de la Guerra Civil sufrió diferentes restauraciones hasta que en 1982 fue declarada Monumento Histórico Nacional. Al lado de la Casa natal se encuentra la Sala Zuloaga, un edificio destinado para exposiciones temporales inagurada el 30 de marzo de 1996 y especializada en arte gráfico tanto histórico como contemporáneo.





Para los viajeros con niños, también para los amantes de la naturaleza, añadir que Fuendetodos cuenta con un Centro de Interpretación llamado Fuendeverde para dar a conocer el entorno natural de Fuendetodos en el que se pueden descubrir más de 400 especies vegetales y animales a tamaño natural.
Al fondo la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, construida en el XVIII aunque fue reconstruida tras haber sido destruida durante la Guerra Civil.
Desde Fuendetodos también se puede hacer una visita a las posiciones fortificadas de Sierra Gorda y de Vértice Parapetos, vestigios que conformaron los escenarios de la Guerra Civil Española. Los Fortines de Sierra Gorda formaban parte de las posiciones republicanas y se encuentran enfrentados al Vértice Parapetos, posición del ejército nacional.

Hay un cartel explicativo a la entrada del pueblo a unos metros del Hotel El Capricho de Goya; desde el punto en que se encuentra dicho cartel hay una distancia de 4,6 kilómetros hasta llegar hasta los Fortines de Sierra Gorda. Se puede acceder hasta la zona habilitada como parking tras recorrer 3,6 km y desde allí hasta los fortines hay que recorrer un kilómetro a pie. Los Fortines de Vértice Parapeto se encuentran un poco más lejos, a 8,9 kilómetros.



Si mis compañeras hasta llegar a Fuendetodos desde Cariñena, fueron las vides y las amapolas, ahora que estoy de nuevo en el coche conduciendo hasta Belchite, mi compañero es el silencio: no me cruzo en todo el trayecto con un solo coche y sólo la estampa de un pastor con sus ovejas y los molinos de viento que me encuentro unos kilómetros más adelante, ya en la provincia de Teruel, me recuerdan que estas tierras están habitadas por seres humanos. Por eso a partir de este momento del viaje y hasta el final del mismo pienso a menudo en que razón tuvo quien ha denominado a la zona ocupada por los 1355 pueblos que se extienden por las provincias de Zaragoza, Teruel, Soria, Segovia, Burgos,Valencia, Cuenca, Guadalajara, Castellón y La Rioja, "La Laponia española" pues posee una densidad de población inferior a 8 habitantes por kilómetro cuadrado. Después de este viaje doy fe de que la metáfora es de lo más adecuada.




Belchite debe su fama a un acontecimiento tan triste como haber sido el escenario de una de las batallas mas cruentas que se libraron durante la Guerra Civil Española durante la Campaña del Ebro; la batalla tuvo lugar entre el 24 de agosto y el 6 de septiembre de 1937. La Batalla de Belchite provocó daños irreparables en el pueblo que acabaron provocando su abandono por parte de la población. En 1939 al acabar la guerra, se construyó un nuevo Belchite junto a las ruinas del pueblo viejo que se han dejado en pie como monumento a los horrores de la guerra. Entre estas ruinas pueden apreciarse la torre mudéjar de la Parroquia de San Martín y la Torre del Reloj.
Además de recuerdo de los horrores de la guerra, el pueblo viejo ha sido escenario de rodajes de películas como el "Laberinto del Fauno" de Guillermo del Toro o "Las Aventuras del Barón Munchausen" dirigida por Terry Gilliam, por citar solo algunas.


La entrada libre al recinto de las ruinas no está permitida por lo que todas las visitas son guiadas. Es necesario recoger la entrada media hora antes de la visita en la Oficina de Información y Turismo que se encuentra en la calle Becú, 2 del pueblo nuevo. De todo esto me entero al acercarme directamente a las ruinas, gracias a la información que me facilita la guía que acaba de terminar la visita guiada de las 12h. Hay otra a las 16 h y los viernes, sábado y domingo también a las 18 h (los horarios se modifican en época estival), pero no quiero esperar tanto tiempo así es que me conformo por dar un paseo por el recorrido exterior con un plano que me facilita otra visitante.




Más tarde y antes de seguir rumbo a Alcáñiz, decido aprovechar la parada en Belchite para comer parte de las provisiones que llevo en el coche. Cooper no me quita ojo por si decido compartir mi comida con él; mientras lo contemplo pienso en las atrocidades que los seres humanos nos infrigimos unos a otros en nombre de Dios y la patria y me digo que la única patria que Cooper conoce soy yo y el lugar donde yo habite.



Me alejo de Belchite preguntándome si el contacto constante de sus habitantes con el pueblo viejo, un monumento al horror al aire libre, les hará ser gente más tolerante, menos sectaria, menos violenta, más dialogante, más conciliadora...y me viene a la memoria el poema del poeta John Donne (Londres 1572/ 1631)"Las campanas doblan por ti"...

                          ¿Quién no echa una mirada al sol cuando atardece?
                          ¿Quién quita sus ojos del cometa cuando estalla?
           ¿Quién no presta oídos a una campana cuando por algún hecho tañe?
           ¿Quién puede desoír esa campana cuya música lo traslada fuera de este mundo?
                            Ningún hombre es una isla entera por sí mismo.
                          Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.
     Si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si
              fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia.
        Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me
          encuentro unido a toda la humanidad; por eso nunca preguntes por quien
                                         doblan las campanas; doblan por ti.

      ...y así sin apenas darme cuenta y en menos de una hora llego a Alcáñiz, segunda población de la provincia de Teruel y capital del Bajo Aragón. La población está dominada por el castillo, situado en el Cerro de Pui Pinos, cuartel general de la Orden de Calatrava en el siglo XI y convertido en la actualidad en Parador Nacional.



Accedo a Alcañiz por la Avenida de Zaragoza y enseguida me encuentro con la antigua Iglesia de Santa Lucía, un templo situado junto al denominado Puente Viejo sobre el río Guadalope. Este edificio formó parte del Convento de Santa Lucía de la orden de los Predicadores. En la actualidad, solo se conserva esta iglesia que acoge Atrium, un espacio de historia, centro de visitantes de la ciudad.



La Oficina de Información y Turismo se encuentra en el número 1 de la Calle Mayor desde donde se accede a unos pasadizos subterráneos que se extienden por el subsuelo de la localidad. Estos pasadizos subterráneos comunican entre si, el castillo, las iglesias y los principales edificios del casco antiguo habiendo tenido diferentes usos al lo largo de la historia. La parte más atractiva de este Alcañiz subterráneo es la antigua nevería del siglo XVI donde se almacenaba la nieve para su posterior consumo. La entrada a estos pasadizos cuesta 3€.


Los pasadizos junto a los Torreones medievales, el Arco de Loreto y el Molino Mayor constituyen un ejemplo de la arquitectura civil medieval. El Molino Mayor Harinero está situado en el margen del río y en la actualidad alberga El Centro de Interpretación de los Íberos, la entrada de acceso al mismo cuesta 2€.

Torreones que forman parte de la muralla catalogada como Bien de Interés Cultural, aunque son pocos los restos que se conservan actualmente.
En la cercana Plaza de España, se encuentra la Lonja que forma ángulo con el Ayuntamiento, ejemplo de arquitectura renacentista, y que fue realizada en el siglo XV. Hoy es 23 de abril día de San Jorge y en esta plaza se ha representado como viene ocurriendo desde 1996, El Vencimiento del Dragón, adaptación basada en la intervención milagrosa del santo en la Batalla de Alcoraz.

Aunque de todas las fiestas y tradiciones alcañizanas la que destaca, sin duda, es la Semana Santa, fiesta declarada de Interés Turístico Internacional. Alcañiz forma parte junto a otras ocho poblaciones más de la "Ruta del Tambor y del Bombo". En la Semana Santa alcañizana no se toca el bombo sino el tambor, siguiendo una tradición que se remonta al año 1678.




Otro edificio de interés situado al lado de la Plaza de España es el de la Excolegiata de Santa María la Mayor que posee una fachada de estilo barroco de grandes dimensiones. Este templo fue colegiata desde 1407 hasta 1851 fecha en la que se le desposeyó del título por no ser Alcañiz capital de provincia.


Muy cerca de donde estoy se encuentra los edificios del Teatro Municipal y el Antiguo Mercado. Hay también en Alcañiz alguna representación de edificios de estilo modernista como la Casa Taboada y a 19 kilómetros de la ciudad se pueden visitar las Pinturas Rupestres de la Val del Charco del Agua Amarga pertenecientes al estilo Rupestre Levantino y declaradas por la UNESCO  Patrimonio de la Humanidad en 1998.

Pero yo no me acerco a visitarlas, todavía me quedan 48 kilómetros para llegar hasta Calaceite, en la provincia de la Matarraña, donde tengo intención de pasar los próximos tres días. Así es que en lugar de ir a visitarlas llamo al hotel donde voy a hospedarme para avisar que llegaré en un rato y tras subir de nuevo a Cooper en el coche, prosigo alegre el viaje...


Admiten perros en Fuendetodos:                              

Hotel El Capricho de Goya
http://www.hotelruralcaprichodegoya.com/

En Alcañiz:

Apartamentos Los Ángeles
Teléfono 679 17 62 34

Apartamentos Mequedo
http://www.mequedo.es/apartamentos.php

Apartamentos Ramón y Cajal
Calle Ramón y Cajal, 6.

Hotel Torre de Alta del Ram
http://torrealtaderam.com/?gclid=CKv34tLb7dMCFUg8GwoddncIqA

Casa Rural Torre Gil
http://www.alcanizcasarural.com/

Hostal El Trillero
Plaza de Santo Domingo, 1
Teléfono 978 83 10 26


Oficina de Información y Turismo de Fuendetodos:

Calle Zuloaga, 3 (Museo del Grabado)
Teléfono 976 143830

Oficina de Información y Turismo de Belchite:

http://www.belchite.es/turismo/visitas

Oficina de Información y Turismo de Alcañiz :

Calle Mayor, 1
Teléfono 978 83 12 13

  









0 comentarios

Viajes con mi perro