Viajes con mi perro

Chinchón (Madrid)

El invierno parece que se resiste a abandonarnos, así es que hoy 28 de Abril y un mes y pico después de haber comenzado oficialmente la primavera, Madrid ha amanecido con un día frío y ventoso más propio de épocas invernales.


Esta adversa circunstancia metereológica no me ha disuadido, sin embargo, de ir con Cooper esta mañana a visitar Chinchón una localidad de la Comunidad de Madrid  situada en la llamada Comarca de las Vegas.

Esta vez, Cooper y yo no hemos ido solos sino que nos acompañaron una pareja de amigos con su tres encantadoras niñas de edades comprendidas entre 13 y 5 años.


Chinchón se encuentra a 44 Km. de Madrid y es famosa sobre todo por su preciosa plaza Mayor, declarada en el 2008 la 4ª maravilla de la Comunidad de Madrid
.http://es.wikipedia.org/wiki/Siete_maravillas_de_la_Comunidad_de_Madrid



La plaza, de forma irregular con soportales y cerrada por construcciones de tres plantas con balcones de madera llamados claros, ha sido utilizada como corral de comedias, festejos taurinos, ejecuciones, actos religiosos, autos sacramentales…

Y plató de cine...Yo recordaba que allí se rodó "La vuelta al mundo en 80 días" protagonizada por Cantinflas y David Niven y dirigida por Michael Anderson (1956) pero también "Campanadas a Medianoche"(1965) de un director que me interesa bastante más, Orson Welles. Lo que no sabía es que este último también rodó allí "Una historia inmortal"(1968) y mucho menos que dejó escrito su voluntad de ser enterrado en Chinchón aunque finalmente y debida a su amistad con el torero Antonio Ordóñez, se le enterró en Ronda en la provincia de Málaga.

Estas y otras muchas curiosidades sobre las diferentes películas que se rodaron en Chinchón aparecen en el siguiente blog:
http://manolo-eleremita.blogspot.com.es/2008/11/chinchn-plat-cinematogrfico.html

Mis amigos, Cooper y yo accedimos a la plaza por una de las innumerables callejuelas que la rodean. La verdad es que siempre impresiona lo bonita que es.


Plagada de terrazas y con innumerables tiendas de pan y dulces típicos de Chinchón y puestos donde se venden sus famosos ajos de los que dicen que tienen un sabor tan fino que no hace falta pelarlos, resulta siempre muy bonita. Hoy había, además, puestos con cebollas, ajetes, espárragos trigueros.

Cooper esperando pacientemente a que hagamos nuestras compras.
Desafortunadamente, cuando estábamos allí empezó a llover de manera copiosa lo que empezó a convertir el paseo en algo más bien poco agradable, así es que no pude hacer las fotos que me hubiese gustado de las tiendecitas que abundan en la plaza, algunas verdaderamente fotogénicas, ni tampoco del Ayuntamiento que se encuentra en el mismo lugar de la plaza desde 1499.



Eso sin contar con que tuvimos que renunciara a visitar el Convento de clausura de las Clarisas fundado en 1653 por los V Condes de Chinchón renunciando con ello también a comprar los famosos dulces de las monjas.

La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en lo alto de la plaza Mayor.
Con todo lo que más siento es no haber podido visitar la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción ya que en el centro del Altar Mayor hay un lienzo, La Asunción de la Virgen, realizado por  Francisco de Goya en 1812 a petición de su hermano Camilo, capellán de esta iglesia.


Pero como digo la lluvia hacía inviable cualquier visita así es que tras "asomar las narices" en el Parador de Turismo ubicado en el Convento de los Agustinos fuimos caminando hasta las inmediaciones del castillo donde teníamos aparcado el coche.


Allí con una vista muy bonita sobre Chinchón y siempre echando de menos un buen vaso del famoso Anís de Chinchón para entrar en calor, comimos como pudimos los bocadillos que habíamos llevado.



El Castillo construido en el S.XV estuvo bien conservado hasta 1705. Y en 1808 fue expoliado durante los tres días de asedio que sufrió Chinchón. Precisamente testigo de este asedio fue Goya que era vecino de la localidad por aquella época y de hecho en el grabado número 37 de los Desastres de la Guerra escribió, el de Chinchón.

A mediados del XIX, Chinchón recobra su esplendor y en 1974 es declarado Conjunto Histórico Artístico.

Desde allí nos dirigimos a Titulcia, situada en la confluencia de los ríos Jarama y Tajuña, con la intención de tomar un café y creyendo que era posible visitar las excavaciones preromanas donde se encontró el famoso plato denominado la medusa de Titulcia que se encuentra en un Museo Arqueológico de Alcalá, pero nos informaron que estaban cerradas y que no se visitaban al público. Supusimos que la crisis hará imposible por muchos años dicha visita.
http://www.abc.es/20101026/local-madrid/medusa-titulcia-201010261255.html

En cuanto al café lo tomamos en un bar  de cuyo nombre prefiero no acordarme. Nunca he estado en un establecimiento más sucio en toda mi vida, creo que si se acercase allí un inspector de sanidad lo cerraría ipso facto. Así es que prácticamente se puede decir que pusimos pies en polvorosa.

Y así, cincuenta minutos más tarde, cargados de ajos y dulces y muertos de frío, regresamos a Madrid.


Casas rurales que admiten perros en Chinchón:

El Balcón de Don José María. Calle de la Iglesia nº 14-16. Tfno. 609360775.
http://www.vinogusto.com/es/sitios-medios/86536/casa-rural-el-balcon-de-don-jose-maria

La Casa de los Soportales. Plaza Mayor nº 41. Tfno. 609713670.
http://www.soportaleschinchon.com/

2 comentarios

  1. Hola ,me encanto.tu entrada , brindas mucha informacion,ueria.preguntarte como pensabas.viaitir la.iglesia y el convento cn cooper contigo??,yo tambien ire con mi perro y pues me gustaria saberlo.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Hola, perdona que haya tardado tanto en contestarte pero es que he estado de viaje con unos amigos y Cooper, justo en la fecha en que me escribiste.
    En cuanto a lo que me preguntas, es cierto que cuando viajo sola con Cooper es un problema para visitar según que cosas.Y lo resuelvo de diferentes modos en cada caso.
    Si estoy en un hotel y me permiten dejarlo un rato solo en la habitación como me ocurrió,por ejemplo en Santo Domingo de Silos, aprovecho ese momento para acercarme sola a realizar la visita donde a él no le dejen entrar. Hay ocasiones como en Frómista que la puerta de la iglesia estaba abierta y pude entrar a visitarla vigilando a Cooper(siempre tengo miedo que me lo roben). En Frías recuerdo que lo até frente a la oficina de información y turismo y la chica que trabajaba allí tuvo la amabilidad de vigilarlo mientras visitaba el Castillo.
    Y cuando viajo con amigos como sucedió en Chinchón, ellos tienen la amabilidad de hacer turnos para que yo haga la visita mientras alguno de ellos se queda fuera con Cooper.
    Ni que decir tiene que en alguna ocasión renuncié alguna visita en el interior de algún edificio de interés y me conformé con contemplarlo desde fuera con tal de no dejar a Cooper demasiado tiempo solo.Sé que hay gente que recurre a dejar al perro dentro del coche con una ventanilla ligeramente bajada para que le entre aire y en sombra pues supongo que ya sabes que es muy peligroso dejarlo encerrado mucho tiempo con calor en el coche. A mí no me gusta esa opción y por eso solo he recurrido una vez a esa fórmula.
    Espero que tu encuentres tu propia solución y disfrutes de tu viaje en compañía de tu perro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Viajes con mi perro