Viajes con mi perro

Escritores y sus perros...

En el mismo suplemento cultural del que hice mención hace días encontré un artículo de Ramón F. Reboiras que transcribo a continuación. Y lo copio porque está escrito en tono humorístico y porque habla de otro aspecto relacionado con el hecho de tener perro, a saber la cantidad de relaciones humanas que se establecen con los otros propietarios de perros..

 (Cooper y yo hace sólo dos años que nos trasladamos de barrio y gracias a él y a la tertulia canina espontánea que se forma en el parque más cercano conozco a infinidad de personas y por supuesto a sus perros aunque quizás lo más correcto sería decir a muchos perros y a sus dueños porque el nexo de unión siempre es el perro y a menudo ocurre que conozco el nombre del perro y no de su dueño..Así es que esa es otra cosa que tengo que agradecerle a Cooper y es la facilidad con la que me adapté a mi nuevo entorno..)

"Me permitirán que les cuente que tengo un perro pero lo que siempre he deseado es una vaca. Tanto la modesta capacidad de mi apartamento, como la ausencia de pasto en el barrio, así como también la cerrada oposición de la comunidad de vecinos me han disuadido de tener vaca. Tengo perro porque el perro como el microondas, el contestador automático o el aire acondicionado, es un animal doméstico. Con sus vacunas, sus celos, sus cacas, sus babas, pero al fin y al cabo doméstico. Mi perro se llama Max nació en Trujillo y pertenece a la raza golden retriever. Max va a cumplir dos años ha recibido una educación progresista, no soporta los viajes largos, adora a las perras y se deleita con los restos de pizza que encuentra en el parque. No sé porque demonios le gustan tanto las pizzas pero siempre encuentra alguna más o menos fosilizada que debe saberle a gloria. Las noches de invierno cuando la tierra está mojada por la lluvia y los corredores de fondo se han retirado a sus casas me hace sentir su amo. El perro otorga una parcela de poder nada desdeñable. El perro induce a socializar con otros amos y a protegerse de las bandas rivales-jubilados, gimnastas, anacoretas, pederastas-que no tienen perro. A veces pienso que el Día del Juicio Final, Dios separará en un grupo a los amos de perros de los testigos de Jehová, los corredores de bolsa o los agentes inmobiliarios. Somos, sin duda, especiales. En este período de tiempo he tratado con una joven serbia que tiene un rotwailer, un filósofo argentino que gobierna sobre uno como el mío y a un nutrido grupo de señoras que dividen sus preferencias entre los perros de bolsillo y los perros que acarrean de los trineos en Alaska. Por supuesto siempre hablamos de perros. Me cuido mucho de decir que mi primera idea fue una vaca".

Por último, y en el mismo suplemento el escritor Julio Llamazares al hablar de sus vivencias con los perros cuenta que es consciente de que sólo aquellos que tienen o han tenido perro comprenden este vínculo y lo que los dueños buscan en sus compañeros caninos:

" Los perros simbolizan un poco las virtudes mitificadas que buscamos en las otras personas, lealtad, compañerismo, honradez..Toda una serie de cualidades en un solo ser, el  hombre imperfecto busca la perfección en el perro". Más adelante el escritor confiesa que con Bruna su primera perra aprendió a ver el mundo de otra manera, desde otra perspectiva, a pie de calle. "Aprendí a pasear por Madrid, a entrar en contacto con los vagabundos, a disfrutar de las calles nocturnas…"

Eso es algo también que me pasa con Cooper, pues a menudo me he encontrado a mí misma hablando con gente  con la que nunca hubiese entablado una conversación como por ejemplo gente que está pidiendo en la calle…Cuenta también que después tuvo otro perro pero que en realidad es adoptivo porque es de su esposa."Los perros sólo tienen un dueño o mejor dicho los perros sólo son dueños de un solo amo".

0 comentarios

Viajes con mi perro